Las Provincias
img
Los bomberos que amaban a los animales
img
Arturo Checa | 28-04-2017 | 15:12

La despensa de Modepran, tras la donación.

Es una frase hecha. O más bien una versión del título del conocido libro “Los hombres que no amaban a las mujeres”. Permítanme la licencia los chicos de los Bomberos Municipales de Valencia. Porque más allá del guiño, el título no les hace honor. Ni el del libro ni el del blog, sobre todo el tiempo del verbo, en pasado. Que los bomberos adoran, idolatran y aman a los animales hace mucho que lo han demostrado. Sobre todo con su fundamental Unidad Canina, esa élite que salva vidas de personas extraviadas en el monte, en grandes catástrofes y capaces de viajar al último confín del mundo cuando un terremoto deja a la población sepultada bajo montañas de escombros y un infierno de angustia. Pero el gesto que acaban de tener confirma con creces su pasión por los animales.

Hace unos días, LAS PROVINCIAS se hacía eco de la urgente petición de auxilio de Modepran. La protectora pidió el “envío de comida blanda para perros”, en concreto “paté y salsas para perros”. La solicitud se convirtió en viral en las redes sociales. Y la llamada ha tenido su efecto más que logrado.

Uno de los miembros de la Unidad Canina, con las latas de comida.

Hoy viernes, representantes de los Bomberos Municipales y la Unidad Canina se han presentado en la sede de Modepran con un alijo de felicidad y futuro para los habitantes del refugio. Más de 200 latas de comida en una furgoneta del cuerpo de bomberos que han dejado boquiabiertos a los voluntarios de la protectora. No sólo a ellos. Inquilinos caninos como Pincho o Tigre (los situados bajo estas líneas) se han desecho en halagos hacia los bomberos, entre ellos José Varea, sargento de la Unidad Canina.

Un integrante de la Unidad Canina y una integrante de Modepran, con Pincho y Tigre.

Al sargento José Varea lo podéis ver en las dos siguientes fotos. No puede quedar más claro en ellas cómo adora a los animales y cómo estos lo adoran a él. En una, el sargento es agasajado por lametazos de Yesed y otro perro de Modepran. En la que cierra este post palmea el lomo de Raiser, ”sonriente” con el pañuelo de la protectora.

José Varea, con Yesed y otro 'peludo'.

La colecta ha sido una iniciativa particular de los bomberos, a título personal de los miembros del servicio municipal y de la Unidad Canina, nada oficial ni institucional. Algo salido de su amor por los animales y de su inquietud por el futuro de Modepran. BRAVO por los bomberos de Valencia, BRAVO por la gente de bien, BRAVO por los amantes de los animales y BRAVO por la labor que cada día desarrolla la protectora, a pesar de la falta de medios y de las zancadillas institucionales.

El sargento Varea y Raiser.