Las Provincias
img
EL TIMES,PARECE,NOS PONE A PARIR
img
Carlos Pajuelo | 30-01-2018 | 07:45

 

El periodista Chris Haslam del rotativo británico The Times ha escrito un breve manual sobre “cómo ser español” en el que, ni corto ni perezoso, explica que en España hay “un gran desprecio por la puntualidad” (hasta el punto de que llegar a la hora acordada se considera “bastante grosero”), no hace falta decir “gracias” ni “por favor” y que el español no es un idioma hablado, sino “gritado”.

         Lo dice entre otras lindezas que presentan al español como un sujeto mezquino, sucio, gritón, impuntual, mal trabaja e indecoroso.

         Y siguen viniendo a vernos. ¿Por qué será?

         Es cierto que siempre hay algún abusón como en todas partes. Todavía me duele la cartera desde hace más de 40 años. En un local de la costa mediterránea francesa me cobraron 1.500 pesetas por una tortilla – francesa desde luego, aunque en otra ocasión me cobraron en Ibiza 25 pesetas por un botellín de agua. Cosas

         Este señor Haslam no ha venido por mi barrio. Mi barrio es tan grande que ocupa toda España, incluida Cataluña, aunque eso no le guste a Tardá o al fantasma en el exilio del Sr. Puigdemont que se debate entre desayunos belgas y comunicados, mientras al parecer mantiene extrañas relaciones con un ruso (cuando se trata de secretos o maniobras desestabilizadoras aparece siempre un ruso que al parecer operan con cautela y ahí está el caso, dicen de Clinton frente a Trump. Volvamos al asunto del Times que para lo de Puigdemont ya está el CNI).

         Para mí el éxito del turismo español, pese a las manipuladoras imágenes que el periodista Chris ,está en que la mayoría de los españoles son corteses y si, a veces, gritamos a un “guiri”(empleando el lenguaje que él usa) lo hacemos asumiendo la errónea técnica de creer que levantando un poco la voz, el otro nos oirá mejor, que, por cierto es verdad, nos oye mejor, pero no nos entiende, porque tenemos un poco de déficit en lenguas extranjeras.

         ¿Ingleses?

         No me refiero a los 300 mil ingleses que habitan entre nosotros” que al parecer han elegido nuestro país por nuestra calidad de vida y, por cierto, por nuestra sanidad que todavía es mejor que la inglesa-; lo afirmo en primera persona.

         Me refiero a los ingleses que nos visitan cada año llenando cada año de vómitos, borracheras sin fin y prácticas sexuales en la calle sin pudor alguno y “faltos de educación, discreción y decoro” , que según Haslam identifican a los británicos.

         Ni unos ni otros, españoles y británicos, corresponden al cliché que este señor dibuja de nosotros.

         Ayer estuve tomando un café con leche en la barra de un bar de mi barrio y cuando entré no besé a la vecina de la mesa del fondo, ni achuché al que compartía la barra conmigo mediante besos y abrazos, como dice el del Times.

         Pedí por favor la consumición, no tiré nada al suelo, pagué y di las gracias como todos los que estaban allí y no estábamos en Saturno.

         No voy vestido de torero y llego puntual a mis citas.

         ¿Quién habrá pagado a este señor para que diga estas cosas?

  •  

Sobre el autor Carlos Pajuelo
Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera